Exposición “10s of 1000s”

Sus Pertenencias
EN LA EXPOSICIÓN HABÍA OBJETOS PERTENECIENTES A PERSONAS DESAPARECIDAS O EN PARADERO DESCONOCIDO, UNOS OBJETOS QUE AHORA SON EL ÚNICO RECUERDO QUE LES QUEDA A SUS FAMILIAS. HAZ CLIC EN LOS OBJETOS PARA LEER SUS HISTORIAS Y ESCUCHAR LOS TESTIMONIOS DE SUS FAMILIARESEN LA CELDA “ROTACIÓN” ES UN POEMA QUE ESCRIBIÓ FARAJ BAYRAQDAR EN 1995 CUANDO ESTABA RECLUIDO EN LA PRISIÓN DE SAYDNAYA. FARAJ ES UN DESTACADO ACTIVISTA Y POETA SIRIO. EN LA ACTUALIDAD VIVE EN ESTOCOLMO COMO REFUGIADO.
GORRA

Bassel Khartabil Safadi era un activista sirio palestino que defendía la libertad de expresión y los derechos humanos y que fue detenido por el gobierno sirio el 15 de marzo de 2012, sometido a desaparición forzada el 3 de octubre de 2015 y ejecutado extrajudicialmente ese mismo año. Su familia anunció su muerte el 1 de agosto de 2017 tras recibir información según la cual a Bassel lo habían matado en 2015 tras haber sido presuntamente “juzgado” y “condenado a muerte” por el tribunal militar de campaña de Al Qaboun, Damasco, en una vista celebrada en secreto.

Bassel Khartabil Safadi será siempre recordado como un símbolo de coraje que luchó pacíficamente por la libertad hasta el final.

Bassel dejó una gorra.

GAFAS

Abdullah al-Khalil es un abogado de derechos humanos y jefe del consejo local para la gobernación de Al Raqa. Había sido detenido por las fuerzas gubernamentales en cinco ocasiones desde 2011 por su labor como abogado defensor de presos políticos y por promover los derechos humanos. El 18 de mayo de 2013, unos hombres armados no identificados se lo llevaron cuando salía de su despacho en la ciudad nororiental de Al Raqa. El 14 de noviembre de 2013, unos miembros del Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS) confiscaron su vivienda y colgaron su símbolo en la fachada. Su suerte y su paradero siguen sin conocerse.

Abdullah dejó unas gafas.

Haz clic para leer más sobre Abdullah al Khalil

El audio es una entrevista grabada con la esposa de Abdullah.

ROSARIO

Mohammed Issam Zaghloul es un abogado y defensor de los derechos humanos del barrio de Al Midan de Damasco. Fue detenido por primera vez el 23 de agosto de 2011 tras liderar una protesta pacífica en el Colegio de Abogados de Damasco para exigir la libertad de todas las personas detenidas arbitrariamente en Siria. Para salir en libertad tuvo que firmar una declaración en la que prometía no volver a participar activamente en protestas ni “instigar a la opinión pública contra el gobierno”. El 10 de octubre de 2012, un grupo de hombres que se cree que estaban vinculados al gobierno lo secuestró en la carretera de Mezze, en Damasco, cuando conducía a casa desde el trabajo. Tras el secuestro, pudo ponerse en contacto con su esposa, Maiss, para informarle de lo que había pasado. Cuando la familia se negó a pagar el rescate que le habían pedido, Mohammed fue trasladado a una sección de los servicios de Inteligencia de la Fuerza Aérea de Damasco. Varios ex detenidos confirmaron su presencia en ese centro. Desde entonces su familia ha hecho averiguaciones oficiales y no oficiales sobre el paradero de Mohammed, todas ellas infructuosas.

Mohammed dejó un rosario.

Haz clic para leer más sobre Mohammed Issam Zaghloul

El audio es una voz en off de una entrevista con la esposa de Mohammed.

PAÑUELO

Yusef Eido es un trabajador de ayuda humanitaria, de 25 años de edad, del barrio de Al Khalidiya de la ciudad de Alepo. En el momento de su detención trabajaba con un grupo local de ayuda humanitaria para coordinar la entrega de cestas de comida a miembros de su comunidad. Un mes antes, había sido alcanzado en un ojo por una bala de un francotirador en su mercado local, y le dijeron que tendría que viajar a Alemania para ser operado. El 26 de diciembre de 2012 acudió a las autoridades locales para gestionar su visado y nunca regresó.

Yusef dejó un pañuelo.

Haz clic para leer más sobre Yusef Eido

El audio es una voz en off de una entrevista con el hermano de Yusef, Saeed Eido.

CARTERA

Abd al-Aziz al-Khayyir es el jefe de la Oficina de Asuntos Exteriores del Cuerpo de Coordinación Nacional para el Cambio Democrático. Estuvo encarcelado desde 1992 hasta 2005 por sus actividades pacíficas como miembro del Partido de Acción Comunista y fue considerado preso de conciencia por Amnistía Internacional. El 20 de septiembre de 2012, Abd al Aziz fue detenido en un puesto de control de los servicios de Inteligencia de la Fuerza Aérea tras su llegada a Damasco de regreso de una visita a China como representante del Cuerpo de Coordinación Nacional. Según fuentes no oficiales, fue trasladado a una sección de los servicios de Inteligencia de la Fuerza Aérea de Al Mezzeh (Damasco) y, en febrero de 2013, a un lugar desconocido. Las autoridades sirias niegan su arresto y detención, y la agencia estatal de noticias, SANA, dijo que había sido secuestrado por miembros de un “grupo terrorista”. Varios miembros más del Cuerpo de Coordinación Nacional siguen también detenidos o sometidos a desaparición forzada.

Abd al Aziz dejó una cartera.

Haz clic para leer más sobre Abd al Aziz al Khayyir

El audio es una entrevista grabada con su esposa, Fadwa Mahmoud, destacada activista, ex detenida y miembro fundadora de Familias por la Libertad. El hijo de Fadwa, Maher Tahan, fue detenido también y sometido a desaparición forzada junto con Abd al Aziz al Khayyir el 20 de septiembre de 2012.

POEMAS
EN LA EXPOSICIÓN HABÍA CUATRO INSTALACIONES DE POESÍA QUE MOSTRABAN POEMAS ESCRITOS POR POETAS SIRIOS QUE HABÍAN ESTADO DETENIDOS. PUEDES LEER LOS POEMAS Y ESCUCHARLOS HACIENDO CLIC SOBRE CADA UNO DE ELLOS.
OTRA RONDA DE TORTURA
LEÍDO POR
AREF HAMZA

A PESAR DE QUE NO SIENTO DOLOR DE NUEVO
SIGO EXPERIMENTANDO DOLOR
POR EJEMPLO
EN LA MANO
QUE SIGUE SU DOLOR SOLA
COMO SI UNO DE ELLOS
CORTASE LA ELECTRICIDAD ENTRE MIS MIEMBROS Y YO
COMO SI
ME HUBIERA ENCARCELADO FUERA DE ELLOS
Y FINGIERA OLVIDAR
QUE LO HA TOMADO DE MI INTERIOR
O SE LO LLEVA LEJOS
PARA QUE NO VEAS
EL DOLOR QUE SENTIRÉ SIMPLEMENTE POR SU CAUSA
/
NO ME CONVIERTO EN PIEDRA
TRAS LLEVAR AQUÍ VEINTE AÑOS
MI MANO NO SE CONVIERTE EN PIEDRA
NI MIS OJOS Y MI ALMA
A PESAR DE LA TORMENTA DE CEMENTO
Y LA FALTA DE PIEDAD
/
NADIE ME ARROPÓ CUANDO ESTABA EN PRISIÓN
POR LA NOCHE,
MAMÁ,
SALVO DIOS
SALVO EL ALIENTO DE DIOS
QUE COMO UNA GACELA PERDIDA
ES ARRASTRADA POR EL SUELO, CADA NOCHE
POR SESENTA CAZADORES MORENOS
HASTA MI CELDA
PARA PODER COMER
UNA COMIDA DE PRIVACIÓN
/
ME ABRIERON LOS PÁRPADOS CON TENAZAS Y CUCHILLOS
REANIMAN LAS MANTAS DE SU SOPOR CON AGUA FRÍA
DE UN CUBO
DE COBRE
MIS OJOS YA NO VEN
SALVO
BLANCO Y NEGRO
COMO UN OJO PRIMITIVO
COMO UN OJO CERRADO
SALVO QUE ESO ME PARECÍA BIEN
ESA FUE LA RAZÓN POR LA QUE OSCURECIERON MI VISIÓN
PERO ME PARECÍAN BIEN
LAS DEMÁS PARTES
Y LO QUE QUEDABA
DE LA OTRA VIDA
Y LO QUE QUEDABA
ERA COMO UNA PERSONA
CUYO CORAZÓN SE ENDURECIÓ DELANTE DEL MAR
PARA ESTAR SEGURO DE
LOS GRITOS DE AHOGO
SALVO QUE
EN REALIDAD
FUE SUFICIENTE
Y AL FINAL
PARA PODER DAR PALMADITAS,
MI OJO Y YO,
A LOS HOMBROS DE ALGUNOS DE NOSOTROS
/
SIENTO DOLOR EN ESTA MANO INOCENTE
MIENTRAS SUPURA
DESPIDE OLOR DE AZUFRE
SE DESHACE
COMO EL CAUDAL DE UN RÍO
ESTRANGULADO
CON CUERPOS
CARGADO
DE PIEDRAS
DE ESPERANZA
/
SIENTO DOLOR EN ESTA MANO INOCENTE
NO PUEDE NO RECHAZAR EL DAÑO
SIENTO DOLOR
PERO NO ENTIENDE
EL SIGNIFICADO DE DAÑO
COMO UN NIÑO
ASUSTADO
A QUIEN LIBERAN
EN LA NOCHE
SOLO
EN EL BOSQUE
/
CAEN AL SUELO GUSANOS
GUSANOS PEQUEÑOS RÁPIDOS
DE HERIDAS
GRANDES
Y LENTAS
SIENTO DOLOR EN LA MANO
NO PUEDE LEVANTAR ESTOS GUSANOS DEL SUELO
Y DEVOLVERLOS
A SU CORAZÓN
QUE LATE
ENTRE
DEDO
Y
PULGAR
/
NO VEO SU DOLOR
EN ESTE ODIADO LUGAR MÍO
NO LO CONOZCO
PERO SIENTO UN GRAN DOLOR
COMO SI UNO DE ELLOS
HICIERA UNA ÚLTIMA PELÍCULA
PARA MI MANO QUE SE HA IDO
PARA QUE PUEDA APRENDER SOLA
/
SIENTO DOLOR
PORQUE MI MANO
SE HA AGRANDADO
ASÍ
DEPRISA
/
Y POR TANTO VIVO AQUÍ
TENGO MIEDO DE MORIR
Y DE QUE MI MANO SE QUEDE
EN AGONÍA
DESHACIÉNDOSE
A MI ALREDEDOR.

AUNQUE ME DIERAN UNA CUCHILLA
LEÍDO POR
AREF HAMZA

apretado con hierros, encarcelado conmigo durante años
encarcelado
en este país
millones de años,
del ardiente impacto
de la mirada temible, singular, ardiente
de los restos de la vida despellejada
formo
estas
palabras
/
lo he saboreado por mí mismo
con la punta de los dedos y uñas sucias de pasión,
con mis miedos,
nadie
nunca
me habló
del sabor de la necesidad desesperada
/
cables de cobre
mi sangre
se ha vuelto
por sus generosas porciones de descargas eléctricas
y aun así, a pesar de eso
te veo
aquí
/
No sabes que estoy recordándote ahora
como
con estas palabras
te hago rodar
en tu cama
/
Nunca me mataré
aunque me dieran una cuchilla
me sacaré la pupila del ojo
para reclamar lo que he visto
me arrancaré mi frágil corazón
para ver frágil esperanza
sacaré sangre
de este cadáver
para hacer garabatos
/
y a pesar de que han bloqueado mi visión con piedras
y maldiciones
y muros cimentados con pis
y sangre
y fantasmas
y fragmentos de hueso
a pesar de todo eso
aún puedo verte desde aquí
incluso veía
que eras tú
de quien estaban hablando
igual que pasaba hace años
cuando todo era
amargo
/
Formo estas palabras
las transmito
como un trozo de vida sucia
entre los dedos de los pies y las tetas
me las pongo sobre la cabeza
que está sobre la tierra
y entre pesadillas
aunque no en mi boca
sino con cualquier otro miembro
estas palabras
son
dichas

EN AISLAMIENTO
LEÍDO POR
KIFAH ALI DEEB

Después del tercer día de aislamiento, perdías la consciencia natural del tiempo. Con una superficie de no más de cuatro metros cuadrados y rodeado de paredes cubiertas de sangre, no había mucho que hacer salvo esperar quién sabe cuánto u observar a mis vecinas / compañeras que viven conmigo.

Las ratas fueron las primeras compañeras que me dieron la bienvenida: un nuevo inquilino en el espacio que parecían haber preparado para su futura familia. Con el tiempo su presencia se convirtió en un consuelo y hasta las extrañaba cuando iban a visitar a sus familiares en las celdas vecinas.

A veces me sentaba en cuclillas en uno de los rincones de nuestra casa compartida —“nuestra celda”— mientras ellas languidecían en las cañerías oxidadas que sobresalían por todas partes desde el techo. Pasábamos horas así. A veces parecían molestas por algo e interrumpían nuestra compañía para esconderse detrás de las cañerías, y yo empezaba a seguir los sonidos de sus pasos por el tejado. Luego salían de la celda por el agujero que había en lo alto, exclusivo para ellas, y al cabo de un rato regresaban con su botín. Parecía que su comida era abundante la mayoría de las veces, pues se llevaban la mayor parte de la comida destinada a los presos.

La sala de tortura estaba literalmente tras la puerta de mi celda. Me llegaba el olor de la sangre todo el tiempo. Durante las rondas de tortura que hacían tres veces al día yo permanecía en mi celda contando los latigazos sobre el cuerpo de quienes gritaban de dolor fuera. En cierto momento de la tortura, para no gritar como ellos, cerraba los ojos y me tapaba los oídos y empezaba a cantar con voz temblorosa.

Durante las rondas de tortura las ratas solían esconderse. Mientras cantaba, se me ocurría una idea, así que con un ojo abierto las buscaba encima de las cañerías, pero nunca estaban allí. Pensaba que debían estar esperando en alguna parte con los ojos cerrados, los oídos tapados y cantando. Esto es más misericordioso que presenciar la muerte de una o más personas por torturas.

Una vez me desperté notando algo extraño en la mano. Cuando abrí los ojos, una de las ratas estaba justo delante de mi cara y otra encima de mi mano, lamiéndola.

Eché a la rata de la mano y me levanté de un salto gritando. Las ratas huyeron y treparon a su trono sobre la puerta. que el guardia penitenciario abrió, gritándome: “¿Qué pasa? ¿No te he dicho que no quiero oír tu voz?”.

Señalé encima de la puerta. Cuando vio las ratas, me miró con asco y murmuró: “¡Te dan miedo las ratas!” Me quedé callado y añadió: “Quien tiene miedo de las ratas no merece pedir libertad”. Se dio media vuelta y cerró la puerta de golpe tras él.

Esa última frase era realmente divertida. Miré a las ratas, que a su vez me miraban a mí, preguntando: “¿Qué tiene que ver la libertad con las ratas?”

Esa familia de ratas fueron mis amigas durante mi encarcelamiento; luego me pusieron en libertad. Sabía que las ratas fueron la razón de mi libertad, pues me contagiaron la gripe y estuve al borde de la muerte. Así que la autoridad responsable decidió ponerme en libertad para que no muriera allí.

EL SUEÑO
LEÍDO POR
WAEL SAEDDINE

Soñé con mis ojos en la sala de la muerte

Oh eran como dos perlas

que iluminaban la oscuridad del tiempo

que enredaban con engaños

La verdad a medias es que los vi brillar

y la otra mitad... lloraba

cada vez que sonaba una canción dentro de mí

—a pesar de que cada viajero está afligido por canciones—

los enjugaba como dos gaviotas
que vuelan entre las estrellas sobre una orilla verde
la ola va hacia ellas detrás de mi corazón

y brota con dulce espuma

balbuceo un poco

las llamo

ellas me miran

sé que he empezado mucho

que estoy como es habitual en mí

que si no hubiera empezado

habría terminado

(2)

Aprendí a odiar la muerte en la sala de la muerte
hasta que me atreví a fruncir el ceño frente a ella
era una cabrona fuerte
que se divertía por encima de mí y por debajo de mí
pisando fuerte en todas las direcciones

y serpenteando a mi alrededor

yo consideraba las razones de mi debilidad

y tus ojos hicieron lo que hacían los ángeles
consoladores
cuidándome como una madre cuida de sus hijos

y preocupados por la ausencia de conciencia

y sueños en un limbo
sin distinguir entre sacrificios y formas humanas

caigo... caigo en un idioma difícil
cuando mi alma toca la muerte mi alma...
difícil de entender, el lugar estaba tomado
así que la sala de la muerte ya no es suprema
ni está mi cuerpo en un sueño durmiendo

y si estás en un momento en que me desboco

estoy encantado

(3)

Soñé con mis ojos en la sala de la muerte

una tormenta enorme me desarraiga

un individuo con recuerdos hermosos

llevo los ojos en la espalda

los construyo imagen a imagen

igual que una estrofa me conmocionó en los detalles

y formé mis sueños

dije a toda pasión

Oh pasión

he conquistado la muerte en la sala de la muerte
cuando soñé con tus dos ojos
luego los escribí

y buceé dentro

PLAY 360 EXPERIENCE

Ven a nuestra próxima exposición

06 Mar 2019
Madrid, Spain
Casa Arabe, C/ Alcalá, 62. 28009 · Madrid +34 91 563 30 66 info@casaarabe.es